Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Cristian Oliva Vergara: un exponente del grupo de pintores chilenos abstractos

Soy Licenciado en Artes Visuales por la Universidad de Chile y Magíster en Artes con mención en Artes Visuales por la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC).

Como artista visual soy integrante del Taller & Galería Emilio Vaisse 561 en el Barrio Italia; me desempeño como profesor de dibujo y pintura en Talleres comunitarios en la Municipalidad de Las Condes, en Santiago de Chile; y soy miembro del Directorio de la  APECH – Asociación de Pintores y Escultores de Chile.

Mi trabajo como artista visual actual, se mueve dentro del mundo de la pintura abstracta, expresión a la cual he llegado después de un largo período de investigación cuyo punto culminante se produjo entre los años 2015 al 2020, período que se enmarca, por una parte, en el ingreso al magíster en artes en la PUC, y por otra, el traumático período de la pandemia. En dicha etapa, el lenguaje pictórico en el cual derivó mi trabajo, se alejó paulatinamente de la representación mimética, derivando poco a poco a un lenguaje abstracto e informal pero que hace referencias tangenciales a elementos propios de la representación como es, por ejemplo el concepto de paisaje.

Me interesan las artes como herramienta de memoria sobre la condición humana, y la carga poética contenida en imágenes, gestos y materiales, que nos interpelan constantemente. Es por eso que estoy interesado en la abstracción como un lenguaje que puede encontrar la mejor pregunta, y algunas veces buenas respuestas, aunque prefiero tener más preguntas que muchas respuestas. 

Sobre el arte abstracto

En términos más bien técnicos, mi trabajo se comienza a gestar a partir de intuiciones, improvisaciones, arrepentimientos, errores, correcciones que van quedando superpuestos como registro de una cierta cantidad de acciones físicas, que tienen lugar en un determinado período de tiempo y cuyas huellas van sumando capas, que poco a poco comienzan a concretar una superficie. Dichas capas, involucran tanto lo que se refiere a procesos pictóricos, como el correlato entre estos procesos y los cambios que mi mirada tiene respecto de mi propio trabajo durante el transcurso de la ejecución de la obra.   

Lo que espero es que la superficie pictórica, de cuenta de lo anterior, constituyéndose en un block de notas de distintos momentos, por una parte, y por otra en una especie de telón de proyección, un plano liminal que opera en un sentido bidireccional, el cual veo como un límite activo entre realidades que se enfrentan. En ese sentido, y haciendo el ejercicio poético de que la información acumulada en la superficie pintada proviene desde mi mirada cargada con mis recuerdos, sensaciones, pensamientos etc., aquello pintado constituye algo así como un fondo de ojo, una estampa de mi imaginario hecha cuerpo… una especie de retrato pintado muy de cerca.

De lo que intento conscientemente rehuir, en mi trabajo pictórico, es de la huella virtuosa, de soluciones dadas por la “buena mano”. También escapo de la representación mimética evidente. Intento en este sentido no pasarme de listo. El juego lingüístico que propongo en mi trabajo está en la dialéctica que se puede producir entre elementos de naturaleza contraria. Materia versus nada, empastes contra aguadas, transparencia versus opacidad, luz versus oscuridad. Dichos diálogos, generan un diferencial de potencia entre los elementos involucrados, diferencia que involucra la generación de trabajo, entendido este como una invitación a la lectura. 

Reflexiones en torno a la levedad y peso en el lenguaje de la pintura abstracta

En enero de 2021 fui invitado junto a otros pintores chilenos abstractos, a participar en la 33ª Exposición anual del Museo de Arte Moderno de Chiloé.

Mi participación en dicha muestra presenté dos pinturas de gran formato tituladas: “El Eterno Retorno” y “Puesta en abismo”.  A partir del diálogo que se produce entre estas dos pinturas, desarrollo una reflexión respecto de dos elementos plásticos y lingüísticos que se contraponen en ellas, como son el peso y la levedad, los cuales constituyen una parte fundamental de la construcción del lenguaje abstracto en mi pintura. Entendemos por abstracto una expresión pictórica en donde no existe o es minimizada la representación de la realidad, sustituyéndose esta por la presentación del signo plástico en sí mismo. 

Las dos obras antes mencionadas, constituyen los dos extremos de un mismo proceso, a pesar de estar separadas por casi un año en su proceso de creación.

La primera de ellas constituye el inicio de una búsqueda plástica de un lenguaje rápido y liviano en mi pintura, en contraste con el peso físico y visual de mis trabajos entre el 2015 y 2019. Se titula «El Eterno retorno». La segunda pintura se titula “Puesta en Abismo. Fue pintada entre octubre y noviembre de 2020 y recoge la experiencia creativa durante la cuarentena en donde trabajé exclusivamente en gráfica con tinta y acuarela sobre papel.

EL ETERNO RETORNO: una pintura de arte abstracto en Chile

Esta obra constituye el inicio de una búsqueda plástica; de un lenguaje que me permitiese restar peso físico y visual a mis trabajos anteriores entre el 2015 y 2019. Su título, “El Eterno Retorno» en principio surgió por asociación libre con las formas helicoidales que recorren la superficie, y que de alguna manera me hicieron pensar en el símbolo del Uróboro. El mito del Eterno Retorno es planteado por primera vez por la filosofía estoica y retomado por Nietzsche en varios de sus escritos. Dicho mito se refiere a la concepción circular del tiempo según la cual los hechos de la vida se repiten infinitamente de manera cíclica e inamovible. Nietzsche llama a esta repetición «la carga más pesada» del ser humano, y propone que a pesar de ser un círculo infinito y cerrado la forma de superar el peso agobiante que significa la repetición constante de los mismos hechos, es justamente vivir una vida intensa y hermosa, por lo cual no deberíamos temer su repetición. Esto es el malentendido concepto Nietzscheano del “Übermensch” (Superhombre).

El eterno retorno (Acrílico sobre tela) por Cristián Oliva, 150 x 180 cms. CC BY-NC-ND

PUESTA EN ABISMO: otra muestra de la pintura abstracta chilena

El título de esta pintura, Puesta en Abismo, hace referencia al recurso narrativo, que permite que una obra exista dentro de otra y que se referencien mutuamente. La titulé de esa manera, por un asunto biográfico y por contraste con la pintura El Eterno Retorno que está exhibida junto a esta. En cierta forma, constituye una especie de imagen en negativo de la anterior. En Puesta en Abismo, la superficie pictórica está menos connotada y hay un guiño hacia los problemas de la representación. Arriesgando una lectura personal, esta obra en relación a la anterior, funciona en el “lado de allá” de la superficie, jugando el rol de un reflejo y generando un diálogo que contiene a ambas. El Eterno Retorno es la pregunta y Puesta en Abismo es un intento de respuesta.

Puesta en Abismo (Acrílico sobre tela) por Cristián Oliva, 150 x 180 cms. CC BY-NC-ND

Exposiciones de arte abstracto en Chile

Mi más reciente exposición tuvo lugar en octubre de 2021 en la Galería de Arte Vala, en la comuna de Providencia, en Santiago de Chile. La exposición se denominó “Punto de Encuentro”, exposición colectiva de cuatro pintores del arte abstracto chileno, que viniendo de diferentes matrices productivas aunaron sus visiones artísticas en un proyecto en común, en el cual se produjo un diálogo entre concepciones a veces confrontadas. 

En esta muestra artística, trabajo en función de la resolución de la superficie como un pizarrón de apuntes en donde intenta capturar momentos en función de la superposición de capas de diversa naturaleza y densidad. La mancha, funciona como un acto de apropiación rápida de la superficie territorial del formato. Posteriormente, la línea ejerce una función de carácter ideológico, reteniendo las manchas previas como si se estuviese superponiendo una capa que contuviese un mapa o un texto descriptivo.  La relación con la representación es formalmente abstracta sin embargo la relación de su pintura con el concepto paisaje, está siempre presente, y se hace presente en los títulos de los trabajos que funcionan como un pie de foto.

A manera de cierre, podría decir que la abstracción en mi pintura no constituye una forma de expresión a la cual he adscrito de manera intencional, si no un lenguaje al cual he arribado dejándome arrastrar por lo que la propia pintura me va sugiriendo. En el oficio del pintor, no se trata de elegir una determinada militancia a un estilo o escuela pictórica; más bien consiste en navegar a través de aquello que se va descubriendo a través del proceso creativo.

Otras obras en Instagram

Paisajes ingrávidos

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: